Inicio Música El hijo de Johnny Cash ha recopilado textos de su padre para...

El hijo de Johnny Cash ha recopilado textos de su padre para convertirlos en «Johnny Cash: Forever Words the Music».

505
0
Compartir
Johnny Cash

El legado de Johnny Cash sigue creciendo tras su muerte gracias a su familia, que ha estado recopilando letras, poemas, cartas y otros textos inéditos del hombre de negro para entregárselos a diferentes músicos que han acometido el imponente desafío de ponerles música original. En «Johnny Cash: Forever Words the Music» han participado Chris Cornell, Ruston Kelly & Kacey Musgraves, Rosanne Cash, Alison Krauss & Union Station, Kris Kristofferson & Willie Nelson, T-Bone Walker, Brad Paisley, John Mellencamp, Carlene Carter, I’m with her, Jewel, Elvis Costello o The Jayhawks, entre otros, configurando un merecido «dream team» para un disco de homenaje que va acompañado del libro «Forever Words: The Unknown Poems», un volumen de escritos inéditos de Cash editados por el poeta ganador del premio Pulitzer Paul Muldoon. «Fue increíblemente fácil reunir a este maravilloso elenco de estrellas», explica su hijo John Carter Cash, al teléfono desde el Cash Cabin Studio en Hendersonville (Tennessee), donde tuvieron lugar las grabaciones. «Todas y cada una de ellas se mostraron honradas por participar y yo, por supuesto, les di total libertad para componer la música de sus textos, tal y como mi padre hubiera deseado».

Carter Cash trabajó junto con el productor Rick Rubin en la serie «American Recordings» de su padre, así que tiene no sólo la perspectiva del hijo, sino también del ingeniero de sonido que conoce al dedillo las querencias del artista. «Allí aprendí que producir no significa ordenar, ni siquiera guiar. Sólo ayudar a despejar el camino», asegura, «y eso es exactamente lo que hemos hecho en este disco, invitar a la gente adecuada y simplemente dejar que su magia inundara el estudio».

John Carter Cash
John Carter Cash – ABC

Los textos, hallados «en distintos estados de conservación», son un reflejo de la personalidad de un «hombre familiar, que sufría porque tenía problemas de adicción pero que sabía mantener el espíritu de lucha, y también el de buen humor», asegura su hijo. «Yo tendría unos siete años cuando empecé a darme cuenta de que algo extraño le sucedía a veces. Su comportamiento errático me hizo preguntarme ciertas cosas, y poco a poco fui conociendo su problema con algunas drogas», recuerda emocionado. «Sin embargo, la gente nunca podrá llegar a saber de verdad lo bueno y generoso que era. Fue un gran hombre».