Inicio MUNDO POLICIALES El jubilado de Quilmes reveló los detalles de la noche en que...

El jubilado de Quilmes reveló los detalles de la noche en que mató al ladrón: “Me cagaron la vida”

341257
0
Compartir
Habló el jubilado que mató al ladrón:

«Me cagaron la vida, y yo ni nací para eso, ni nací para matar«. El jubilado Jorge Ríos (70), con arresto domiciliario por el homicidio agravado por el uso de arma de fuego en perjuicio del asaltante Franco «Piolo» Moreyra (26), en Quilmes, volvió a hablar sobre el caso.

En declaraciones al programa de Mauro Viale, por A24, junto a sus abogados Marino Cid Aparicio y Hugo Icazati, el herrero enfatizó: «Yo tengo toda la tranquilidad del mundo encima y las cosas que ocurren, ocurren bien o mal, con errores, con apuros».

En la entrevista, el imputado por el fiscal Ariel Rivas (UFI N° 1 de Quilmes) detalló la secuencia del hecho ocurrido en la madrugada del viernes 17 de julio en su casa de la calle Ayolas al 2700, aunque dijo no recordar si le disparó a Moreyra cuando ya estaba tirado en el piso, sobre la calle General Acha.

Jorge Ríos (70), el jubilado que mató a un ladrón en Quilmes.

Jorge Ríos (70), el jubilado que mató a un ladrón en Quilmes.

Eran poco antes de las 5 cuando los delincuentes entraron por tercera vez esa madrugada. En aquella oportunidad, «Piolo» entró a su casa, cuando Ríos se había quedado dormido en la cocina, sentado sobre una reposera y con la TV encendida.

«Estos desgraciados no me van a agarrar otra vez«, contó el jubilado que pensó. «Entonces prendí el televisor de la cocina, me senté en una reposera y ahí fui y agarré el arma (una Bersa Thunder calibre 9 milímetros), que estaba con seguro, y me la puse en la parte de atrás de una especie de repisa en un esquinero, apoyando el codo en la mesa, y no sé cuánto habrá pasado» hasta que los delincuentes volvieron por tercera vez.

Los 4 puntos por los que el fiscal acusa de homicidio agravado al jubilado de Quilmes
s

«En una de esas sentí ruido, vi que se abría la puerta. Me estaba incorporando cuando sentí el picaporte, (el ladrón) vio que estaba abierta y se me mandó con todo. Me di vuelta, agarré el arma y ya lo tenía encima. Ahí con la luz del televisor vi que algo le brillaba en la mano, pensé que era un cuchillo, ahí ya nos trenzamos, voló la mesa a la miércoles, lo que estaba arriba y ahí lo que quería era sacarlo afuera», expresó.

Luego Moreyra lo arrastró hacia el patio. «Me dio un galletazo por acá (se señala el rostro). Yo no tenía forma de pegarle, le tenía la mano, porque tenía miedo de lo que para mí era un cuchillo y no podía hacer nada con el arma», añadió.

La pistola Bersa Thunder, calibre 9 milímetros, de Jorge Ríos (70) tenía tres municiones en el cargador y otras tres sueltas en una caja.

La pistola Bersa Thunder, calibre 9 milímetros, de Jorge Ríos (70) tenía tres municiones en el cargador y otras tres sueltas en una caja.

El forcejeo continuó hasta que el herrero trastabilló por el desnivel de la vereda. «Tirate al piso, tirate al piso, que no te quiero tirar«, le advirtió Ríos. Pero el ladrón lo atacó nuevamente, hasta que finalmente saltó hacia la casa vecina, donde vive la madrina del hijo del jubilado.

«Ahí me volví loco porque entré a los gritos. ‘¡Comadre, se te meten adentro, encerrate!«… Cuando me asomé por el tapial, que hay como un cantero, lo vi que estaba trepando el techo por una enredadera y yo, iluso, le dije: ‘parate, parate‘… Tiré como tres o cuatro tiros para el lado ese, sin apuntar, era de noche, y ahí se perdió«, manifestó.

Franco "Piolo" Moreyra (26) murió al ser baleado por un jubilado al que quiso robarle, en Quilmes.

Franco «Piolo» Moreyra (26) murió al ser baleado por un jubilado al que quiso robarle, en Quilmes.

Asimismo, el jubilado contó que enseguida salió a la calle para buscarlo. «Tenía una calentura, no veía nada, estaba enceguecido, con bronca. Si a uno le entraron tres veces, lo cagaron a palos y le pasó lo que pasó, no le agarra un poco de bronca en ese momento… Salí como un zombie, porque yo no salí ni corriendo ni como loco, salí caminando nada más, y me fui hasta la esquina, cuando llegué lo vi ahí, después se me nubló todo, ni me acuerdo lo que hice», remarcó.

Según Rivas y un testigo que vio la secuencia final, Ríos remató a Moreyra en el lugar. El asaltante recibió dos balazos, aunque su defensa sostiene que ambos disparos se produjeron en el patio de la casa.

«Vino un vecino que me dijo: ‘Vamos que nos matan, tomátelas‘. Hay muchas cosas que se me perdieron ahí, hay que estar en ese momento, tengo mucho miedo también de decir algo que no es, que sea perjudicial. Sé que le pegué una patada, pero tenía miedo».

Por el caso fueron detenidos los cómplices de Moreyra, del barrio La Vera, situado a pocas cuadras: Christian Chara (23), Martín Ariel Salto (27), Daniel Ezequiel Córdoba (25) y Claudio Dahmer (27).

A todo esto, los hijos del herrero decidieron poner en venta la casa de su padre, ya que están cansados de los hechos de inseguridad y, a la vez, de recibir amenazas por parte de personas presuntamente allegadas a Moreyra.