Inicio America AMERICA LATINA Elecciones en Estados Unidos: Joe Biden da vuelta el conteo y casi...

Elecciones en Estados Unidos: Joe Biden da vuelta el conteo y casi entierra las posibilidades de reelección de Donald Trump

245451
0
Compartir
Elecciones en Estados Unidos: Joe Biden da vuelta el conteo y casi entierra las posibilidades de reelección de Donald Trump

Los chats por la mañana en Estados Unidos ardían: ¿Se terminó? ¿Ya está? No, falta todavía, pero ya es casi “game over”. Después de una noche en vilo en Estados Unidos por la dramática estrechez de los resultados, Joe Biden dio vuelta el conteo en Georgia y también en la crucial Pennsylvania y enterraba prácticamente así las posibilidades de Donald Trump de llegar a la Casa Blanca. Todavía faltan contar algunos votos, pero Biden estaba listo para ser el próximo presidente de la primera potencia mundial.

Mientras tanto, en un hecho inédito en esta antigua democracia, el presidente sigue protestando y tuiteando de madrugada, sin pruebas, que le han robado la elección y que ha habido fraude.

A medida que avanzaba el conteo de los votos llegados por correo –en su mayoría demócrata porque provenía de centros urbanos y de gente con temor a contagiarse de coronavirus— Biden ya tenía casi aseguradas varias opciones más que Trump para conseguir los ansiados 270 votos electorales, el número mágico para ganar.

La figura de Trump no es normal, provoca amor idílico o rechazo instantáneo. Foto: Bloomberg

La figura de Trump no es normal, provoca amor idílico o rechazo instantáneo. Foto: Bloomberg

Los estadounidenses no conseguían dormir mirando las pantallas y mapas donde se desplegaban todos los números. La figura de Trump no es normal, provoca amor idílico o rechazo instantáneo así que para casi todo el país estas elecciones eran mucho más que un conteo.

Muchos estaban preocupados por posibles focos de violencia. Llegaban imágenes de centros de votación rodeados de manifestantes trumpistas que gritaban que les estaban robando la elección, como vienen denunciando el presidente, y algunos desmanes. Pero los disturbios no pasaron a mayores.

En fotos: agónico conteo de votos, la tensión del escrutinio se traslada a las calles de Estados Unidos

Todavía no están los números definitivos, pero queda muy poco por contar. En un final de infarto, después de ir abajo por hasta 10 puntos al comienzo del escrutinio, Biden pasó a liderar Georgia por 1.097 votos y Pennsylvania por 9.027, donde solo faltaba escrutar menos de 5% de los votos.

Si el demócrata gana finalmente en estos dos estados, como todo indica que así será, su lugar en la Casa Blanca está asegurado. Se estima que Biden incrementará aún más la cantidad porque los sufragios que llegan son de enclaves mayoritariamente demócratas. Por eso la confianza de Biden, aunque seguramente esperará a que se termine de contar para cuidar las formas y declararse ganador.

Hasta ahora Biden tiene 253 votos en el Colegio Electoral y Trump 213. La eventual victoria de Biden en Georgia le daría 16 votos, dejándole a tan solo uno de la ansiada mayoría de 270. Con Pennsylvania sumaría otros 20 y todo quedaría terminado. Sin cualquiera de esos dos estados Trump no podría ganar.

Sería todo un hito que gane en Georgia, porque que en ese estado no ha ganado ningún candidato demócrata desde 1992, cuando lo hizo Bill Clinton. El estado es uno de los que ha sido objeto de demandas por parte del equipo de campaña de Donald Trump.

Es posible que haya que esperar todavía un poco más para conocer un resultado definitivo, o al menos para conocer el de Pennsylvania, que con 20 votos electorales le daría el triunfo automático a Biden, porque allí se contarían los votos llegados por correo hasta este viernes a las 5 de la tarde, las 19 de Argentina. En Arizona habrá una actualización a las 13; en Georgia, posiblemente por la noche.

Hay también otros estados donde todavía se cuenta. En Nevada, el demócrata iba adelante por 11.438 votos. Lo mismo en Arizona con 47.052, con lo que sumaba muchas más opciones para ganar.

Mientras el conteo avanzaba, Trump se enfurecía al ver que los primeros resultados que lo favorecían cambiaban con el correr de las horas y le auguraban un panorama oscuro para sus renovar su mandato. A pesar de que más allá del resultado ha logrado una muy buena elección, porque sacó 68 millones de votos (4 millones más que en 2016), el presidente no es un hombre que le guste perder a nada.

Cuando su camino hacia la reelección parece reducirse, Trump presentó ya desde el jueves acusaciones sin fundamento de fraude electoral para argumentar falsamente que su rival estaba tratando de tomar el poder. Desde la Casa Blanca dijo que “este es un caso en el que están tratando de robar una elección, están tratando de manipular una elección”. Incluso las principales cadenas de TV en Estados Unidos lo sacaron del aire por proporcionar información falsa.

También presentó demandas en WisconsinMichigan, Pennsylvania y Arizona para recontar o para detener el voto. Pero en varios estados sus pedidos fueron rechazados y pocos estiman aquí que esos recursos prosperen porque no se han visto las irregularidades que denuncia y observadores de la elección dijeron que habían sido correctas y transparentes. Solo había que esperar para contar la desmesurada cantidad de votos por correo.

Pero Trump seguía tuiteando anoche de madrugada contra los demócratas y seguía arengando a sus simpatizantes. “¡GANAREMOS!”, escribía. “Ganaremos fácilmente la presidencia de los Estados Unidos cuando los VOTOS LEGALES sean contados. No dejaron a los OBSERVADORES dejar hacer su trabajo”. Y dijo que irá la Corte Suprema de justicia.

A medida de que emitía los mensajes, Twitter le colgaba una etiqueta por “contenido engañoso” sobre el proceso cívico. Entonces Trump se la agarró con la red social y tuiteó que “Twitter está fuera de control”.

En fotos: la tensión del escrutinio se traslada a las calles de Estados Unidos con incidentes por el ajustado recuento de votos

Mientras tanto, buena parte de los casi 72 millones de estadounidenses que votaron por Biden se imaginaban a un Trump atrincherado en la Casa Blanca por semanas resistiéndose a aceptar el resultado.

La postura de Trump genero incomodidad incluso dentro del partido republicano. El vice Mike Pence no lo acompañó en sus comparecencias públicas y desapareció de la escena.

Además, la falta de apoyo entre sus aliados crea tensiones en el entorno presidencial. Donald Trump Jr., el hijo mayor del presidente, criticó el silencio de los republicanos, que no se unieron a las denuncias de “fraude” ni a sus esfuerzos legales para que se detenga el escrutinio.

“Tienen una plataforma perfecta para mostrar que quieren y pueden luchar, pero se acobardan ante la voz dominante de los medios. No se preocupen. Donald Trump luchará y ellos pueden mirar como siempre”, escribió Trump Jr.​

Biden, por su parte, siguió llamando a la calma y a tener paciencia hasta que todos los votos sean contados.

Washington, corresponsal