Inicio SALUD Sabias que la dieta cetogénica reduce la ansiedad por comer o beber...

Sabias que la dieta cetogénica reduce la ansiedad por comer o beber alcohol

132
0
Compartir
la dieta cetogénica reduce la ansiedad por comer o beber alcohol

Por primera vez, la ciencia demostró que la dieta cetogénica, además de lograr rápidos y excelentes resultados en la pérdida de peso, ofrece a las personas con problemas de sobrepeso y obesidad otros beneficios para su salud.

La obesidad es una enfermedad que cada día afecta a más personas en el mundo y en la Argentina. Se trata de un problema que no sólo afecta a nivel físico, sino también a nivel emocional, teniendo un claro impacto en la calidad de vida de las personas que la padecen.

Además de las enfermedades que se suelen asociar a la obesidad, como la diabetes tipo 2 o las enfermedades cardiovasculares, las personas con exceso de peso a menudo experimentan ansiedad, falta de control sobre la alimentación, inestabilidad emocional, afectaciones en el sueño, en su sexualidad y una limitada calidad de vida.

«Ahora, por primera vez se demuestra que esta metodología multidisciplinar, basada en la dieta cetogénica y realizada bajo control médico, permite a los pacientes no solo perder peso, sino ganar en calidad de vida», aseguró el médico clínico especialista en Psiquiatría Ezequiel Álvarez (MN 105.747).

La cetosis es un proceso natural del cuerpo que se produce cuando hay un aporte muy bajo de hidratos de carbono

Es que el reciente estudio Calidad de Vida, realizado por PronoKal Group, se diseñó con el apoyo de profesionales de la salud, con el fin de evaluar factores como la ansiedad por comer o beber alcohol, la actividad física y sexual, el sueño y la calidad de vida en pacientes obesos, así como el papel del peso perdido y la cetosis.

Publicado en la revista científica Nutrients, el estudio «sin dudas es pionero en su ámbito, ya que es la primera vez que se estudian estos parámetros en el tratamiento de la pérdida de peso», afirmó en tanto el jefe del Servicio de Endocrinología del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela e investigador principal del estudio, Felipe Casanueva.

Sobre el mecanismo que permite reducir la ansiedad, según la investigación, Álvarez, quien es prescriptor del Método PronoKal, explicó que «la cetosis es un proceso natural del cuerpo que se produce cuando hay un aporte muy bajo de hidratos de carbono».

«Lleva al cuerpo a consumir la grasa acumulada como combustible, resultando en una rápida pérdida de peso a expensas de masa grasa -puntualizó-. Estamos hablando de un tipo de dieta cetogénica, realizada bajo control médico con unas características muy concretas: normoproteica, baja en grasas y baja en hidratos de carbono, aportados a través de una gran variedad de vegetales. Mientras el paciente pierde peso de manera eficiente y eficaz, adquiere nuevos hábitos alimentarios con pautas nutricionales y recomendaciones del equipo multidisciplinario especializado».

La dieta cetogénica demostró reducir de forma notable la ansiedad por beber alcohol en hombres, especialmente en las primeras semanas de tratamiento (Getty)

La dieta cetogénica demostró reducir de forma notable la ansiedad por beber alcohol en hombres, especialmente en las primeras semanas de tratamiento (Getty)

Una de las principales características que diferencian al Método PronoKal® es que, además de impulsar un cambio en los hábitos alimentarios de las personas con exceso de peso a través de la dieta cetogénica, ayuda a incorporar la actividad física en el día a día del paciente y favorece la no recuperación del peso perdido. Factores que marcan la diferencia en términos de bienestar y calidad de vida del paciente.

Reduce la sensación de hambre

Los malos hábitos alimentarios a menudo se asocian a una mala calidad de vida y a una baja autoestima e insatisfacción personal. La experiencia con el Método PronoKal demostró que controlar el hambre y la alimentación, sin olvidar el aspecto psicológico del paciente, es clave para asegurar el éxito de un tratamiento para la pérdida de peso.

«No todos consideran el aspecto psicológico y de bienestar del paciente cuando intenta bajar de peso y lograr hábitos saludables. Aquí dos puntos centrales: perder peso sin pasar hambre y sin ansiedad por otras comidas», señaló Álvarez, para quien, con este método «se consigue reducir el hambre a lo largo de todo el proceso, a diferencia de otros métodos con los que se observa un incremento. Este aumento de las ganas de comer, en muchas ocasiones, lleva al paciente a fracasar en su intento de bajar de peso».

 Además de las enfermedades que se suelen asociar a la obesidad, como la diabetes tipo 2 o las enfermedades cardiovasculares, las personas con exceso de peso a menudo experimentan ansiedad

«El estudio Calidad de Vida reveló datos interesantes que muestran que con ciertos alimentos en particular se reduce la ansiedad por tomar azúcares y grasas trans desde las primeras semanas. Con el Método PronoKal se producen cuerpos cetónicos que reducen el apetito y ansiedad. En otras dietas donde no se producen los cuerpos cetónicos, este efecto no se observa», explicó Álvarez.

El método también demostró reducir de forma notable la ansiedad por beber alcohol en hombres, especialmente en las primeras semanas de tratamiento (fase cetogénica).

La calidad de vida aumenta notablemente

Una dieta balanceada más la combinación de actividad física, es la fórmula que no falla (Getty)

Una dieta balanceada más la combinación de actividad física, es la fórmula que no falla (Getty)

La investigación también evaluó la calidad del sueño, imprescindible para el bienestar de cualquier persona. En este sentido, los pacientes que seguían una dieta cetogénica reportaron una reducción de la somnolencia diurna y manifestaron mejoras en la calidad y la duración del sueño.

Durante el periodo de cetosis, que se da en las primeras semanas de tratamiento, los sujetos mostraron mejoras significativas en áreas como la función física y la autoestima. De hecho, la puntuación total de calidad de vida se duplicó al final del tratamiento con el método, comparativamente con el inicio.

Un elemento imprescindible que se puso en evidencia durante el estudio Calidad de Vida es una tendencia al incremento de la actividad física, especialmente el paseo, ya que los pacientes aumentaron la distancia andada en una semana y la actividad física intensa en 100 min/semana durante las primeras semanas de tratamiento frente al inicio.

Al aumentar su nivel de actividad física, los pacientes consiguen obtener los máximos beneficios de su bajada de peso, mantener el peso alcanzado, reducir la flacidez, prevenir la pérdida de masa muscular, prevenir dolores articulares y musculares, proteger su salud cardiovascular, además de otros beneficios adicionales, como descansar mejor.